LA LOGICA DE LA PASION

Convaleciente de una disenteria 
cierto glotón, su furia engullitiva 
tropezó con aquella alternativa 
de afloja y tira de la vil materia 
con que frecuentemente se epiloga 
dolencia tal, por ella o por la droga.

Impaciente el doctor “temo que manque 
la curación”, airado al fin le ruge, 
¿Hoy por qué se hartó usted?”
-Para que tranque, 
dijo el glotón-.
¿Y ayer? -Para que empuje.
Y así cree hallar un argumento justo 
cada pasión para seguir su gusto.

descargar
Etiquetas: