LA ELECCION DEL BUQUE

¿Quién para ir al través del Océano, 
pudiendo prevenirse cauto y lento, 
ruin barco elegirá, que el mar y el viento 
presto han de hundir en su rebote insano?

¡Ay del que en este piélago mundano, 
con la pasión por vela y bastimento, 
en el bajel Placeres de un momento 
cándido embarca el corazón lozano!

Amad lo que no muere y nunca hastía, 
dad a el alma el timón, e ídle acopiando 
provisión de placeres inmortales.

Y al agotarse los demás un día, 
veréis, bajo las nieves invernales, 
joven y amante el corazón bogando.

descargar
Etiquetas: